All posts tagged: yucatan

Sólo Piedras y Cenizas, César Iván Espadas Sosa

No comments

Sólo piedras

y cenizas,

como tumbas quedaron

en el tiempo emocional,

ensueños,

polvo sólo.

 

Viento hueco

es ahora el compañero,

sin pájaros,

oscuro y neutral,

fría la luna,

miedo.

Mudos espejos

sin mirada,

magia muerta.

En el aire sepulto

un movimiento,

un soplo

como sombra lejana.

en su centro

una chispa

las piedras consiguieron,

un olor a lluvia percibieron.

 

Palpita el monte

en la fatigada tierra, la lluvia regresó, como un eco

la espiga abrió su pecho

y el verdor que escapó,

lo pobló todo.

 

Nadie nunca recordó tu nombre,

se enterró en la piedra

sin memoria.

 

Sólo revivirá

en las nubes abiertas

a las mil y una estrellas,

cuando tu soledad

de madre sola,

moje la tierra.

Gabriel AvilésSólo Piedras y Cenizas, César Iván Espadas Sosa
read more

Navidades y Soledades, Roberto Cardozo

No comments

En estas épocas se llenan los albergues, mañana deben llegar algunos a internarse -Me comentó Henry, un voluntario del albergue al que fui a hacer unas entrevistas y grabar algunas tomas en video. También me comentó que sabe de personas que comenten delitos como robos con tal de que sean arrestados y encarcelados para poder pasar estas épocas navideñas con alguna compañía, porque es la única manera de que puedan tener acceso a algún tipo de celebración de la temporada.

Es bien sabido que el ser humano es gregario por naturaleza y que se mueve en círculos sociales que le permitan una identidad y sentido de pertenencia. A esto tenemos que sumarle que los medios de comunicación y las campañas publicitarias nos veden la idea de que esta temporada es de completa felicidad y de reuniones entre amigos y familiares.

Partiendo de esto, si sabemos que algunas personas, por los vericuetos de la vida, se van quedando sin el núcleo familiar ni de amistades que le permitan sentirse parte de un círculo y que la soledad es una loza muy pesada para las espaldas de los solitarios.

En esta necesidad de afecto, los seres humanos somos capaces de hacer cualquier cosa, algo que no debe asustarnos, debido a que son estos estímulos los que nos llevan a reunirnos.

Cuando nos reunimos en grupos sociales, es normal sentirnos protegidos por el mismo grupo; en contraparte, la soledad, que deja una sensación de vacío emocional y desamparo. Incluso esa sensación de desamparo, si se maneja de manera adecuada, podría ser conveniente para algunas personas. Sin embargo, la publicidad, las redes sociales y la misma sociedad en general, se han encargado de vendernos la idea de que en estas fechas tenemos qué reunirnos con la familia y los amigos, poniendo en nuestras cabezas la idea de que necesitamos esas reuniones para hacer frente a la soledad. En este punto regresamos al inicio en el que hay personas que por distintas situaciones no tienen acceso a este ideal que nos han enseñado desde niños. Esta necesidad es la que nos lleva a buscar alternativas que suplan las carencias, sobre todo cuando se agudizan si estamos en situación de desventaja social.

Es por eso que se hace necesario voltear nuestras miradas hacia ese sector de la sociedad que solemos ignorar, aquellas personas que no están dentro de nuestros estándares de una sociedad regularizada por un sistema que excluye aquello que rompe con la normalidad.

Es muy fácil mantener los ojos cerrados hacia estos sectores, decir que probablemente se merecen la vida que tienen y que no son nuestra responsabilidad. Todo esto es muy fácil, pero si nos deseamos lo mejor entre nuestros amigos y familiares, si le deseamos una feliz navidad o un próspero año a los desconocidos en la calle, por qué no hacerlo con las personas en desventaja social.

La invitación es a dedicar un tiempo para la reflexión y un tiempo para brindar un poco de esperanza a las personas que lo necesitan más, aquellas que viven en abandono, no necesariamente físico.

Roberto CardozoNavidades y Soledades, Roberto Cardozo
read more

De Golpe al Vacío, Gabriel Avilés

No comments

Me despierto y se desgaja mi faz,

taciturno añoro los brazos de mi abuela

en época de lluvia cuando repetía: No temas a los rayos,

toda tempestad trae consigo el ardor de la calma,

este día abruma a los infieles después del adulterio.

 

De mis manos caen ampollas.

 

Pesadillas se conjugan con la muerte,

ruptura aparente con la cruel melancolía,

el efebo con el cual forniqué, dormita en el sueño de una doncella.

 

Veo el calendario, miércoles sin ceniza,

evocando al niño

repitiendo con tedio el rosario

y después de 45 años.

En mí, la autodestrucción es adictiva.

Los minutos se adueñan de las eras,

desnudo, bebo un café combinado con tabaco,

las pastillas depresivas y el vapor del agua empañan espejos.

 

A la hora de afeitarme,

un filo dibuja la imagen del que no soy,

escribe sobre vidrios,

me abandona. Despacio arranco

Supuras, sin pensarlo me ofrendo en sacrificio.

Solo

Con el corazón envuelto en púas

Retorno al círculo de la muerte

Nadie me acompaña, incluso

El tiempo retorna a su hedor

 

Mi vientre arroja malas palabras

Nada por hacer

Ciego

Mutilado de las piernas

En una mano llevo vestigios

Y en la otra lágrimas

Exhalo

Nocturnas inmundicias

Mientras mi alma se sumerge

En eternos suicidios

 

Los días distorsionan

Mi inútil voz y la asen

Con desprecio

De golpe al vacío

Asesino en serie,

Bruma y tormenta se condensan

Conjugando verbos en pretérito

Mientras una liturgia sale de las fumarolas

Del cigarrillo y guardo el sufrimiento.

Los crustáceos se denigran en cuaresma,

Un daguerrotipo se amarra a la espuma,

Vierte en mí

El tragaluz de un laberinto hasta saciar

Calendarios que borran este día con oxido

Mientras beso con fiereza retazos de fuego.

Y sigo

De

Golpe

Al

Vacío

Gabriel AvilésDe Golpe al Vacío, Gabriel Avilés
read more

ACASO, CÉSAR IVÁN ESPADAS SOSA

No comments

Acaso estas ansias

de encontrar

invisibles caminos,

rebosan en las venas

prolongadas, temblorosas.

El fluir de la idea roja

que como gota

o como roca,

cae despacio,

desvaneciendo

su carcomido

tiempo de ausencia.

Acaso solamente

es una imagen

en el espejo,

ennegrecido,

sin realidades,

sin chispa-viento,

sin roca-polvo,

sin hora-tiempo.

Gabriel AvilésACASO, CÉSAR IVÁN ESPADAS SOSA
read more

Me gustaba extrañarte, Winston Tamayo

No comments

Me gustaba extrañarte

Despertar con sabor a oxido en los labios

Me gustaba excitarme pensando

Que un día entrarías por esa puerta

Con mis lágrimas en tus ojos

Ah! me gustaba pasearte

Llevarte a cualquier parte

Con cualquiera

Chicolear tu recuerdo entre los hielos

Y beberlo a sorbos como besos

Pero te fuiste

Como se van las pulgas de un perro

Recién bañado

Como se van los años con mis cabellos negros

Como se fueron cualquier cantidad de sueños,

Me gustaba mecerme en la nostalgia sencilla

De extrañarte tanto

Con tu enorme culo

Y tu pequeño corazón

Con tu venganza eterna

Y mi perro sin dueño

Con tu empolvada religión

Y tu cruel hipocresía

Los perros te aúllan en cada amanecer

La noche llora por tu silencio

Mi guitarra rota se volvió muda

En una noche de borrachos sin dueño,

Me gustaba tirar envases de cerveza vacios

En casa de tus padres

Joderte con todo mundo

Regalar mis libros hasta en tu trabajo

Y declararme esclavo de tu recuerdo,

Me gustaba mirarte

Mientras que tú veías un fantasma

Y saberme lejos

Pegado a ti

Pero tan lejos

Perdido entre cantinas y demonios

Contarle mi vida a los extraños

Y llorar con sus lágrimas

Que por analogía eran las mías,

Me gustaba estar perdido y sin remedio

Con una foto en la playa

Con tu cuerpo en la arena

Que se metía en lo más recóndito de tu cuerpo,

Me gustaba hacerte el amor en el mar

Y en el tinaco de tu techo

Me gustaba tu abuela rancia de pueblo

El señor que solo iba por el dinero al templo

El idiota de Jonathan

Perdido y jodido por una mujer (igual que yo)

Habrá que esperar una eternidad

Para encontrarnos de nuevo en cualquier parte

Mientras eso sucede, ¡caray!

Me gustaba extrañarte

Gabriel AvilésMe gustaba extrañarte, Winston Tamayo
read more

Apología a mis besos, Mar Gómez

No comments

<<…nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura (…) Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua >>

(Rayuela, Julio Cortázar)

 

Mis besos son míos, nunca serán como los tuyos. Que cada quién hable de los suyos….

Hacer un recorrido por mis besuqueos resulta  un ejercicio divertido, son añoranzas del alma. Revisión de inevitables recuerdos que se asoman sin armadura para contarte de mis amores. Los he tenido buenos, muchos demasiado buenos, malos, regulares y pésimos. Largos, cortos y envenenados, fraternales, pasionales e  históricos; irrecuperables y amorosos, burdos y tontos. Son tan únicamente míos que hacen historia. Himno a mi vida, los que nunca pasaran de moda en mis recuerdos.

Las palabras parecen frágiles y endebles ante los besos, y ¡mira que amo las letras!-, pero nada que comparar, es vulgar y ocioso hacerlo. La unión de dos bocas revolviendo  salivas para hacerla una sola, es  poesía libidinal,  única, personalizada. Esos besos llegan conmemorando la amante carnalidad. He dado y recibido tantos besos como miradas, de esos voluptuosos y mórbidos como  las caricias que se dan con deleite, enrollados en sensaciones de embriaguez, como si admiraran orgásmicamente una obra de arte.

¡AH!…, pero los besos que más gustan, son aquellos que atraviesan el puente abstracto entre dos interioridades trasmutando emociones. Etéreos con soplos de afectos, casi humanos como los sortilegios, los que se dan ensalivando los pómulos, los ojos, el cuello, las manos; Esos que dan los amantes reales, los nietos, los padres, los hijos, los hermanos, el perdón, los que me saben a chocolate en la intimidad.

De los robados, algunos sabrosos otros odiados también hay remembranzas. Los rápidos clandestinos, los falsos y punitivos, involucionados y llenos de miedo, los que  pasan sin hacer renacimiento mejor botarlos al olvido.

Los besos poéticos son bienvenidos, los de  danza húmeda, de oceánica suave espuma, los de textura  meta sensorial,  de energía onírica, de brasas en cascada.

Recibo con amor los terapéuticos, esos que curan el alma, los que llegan para mostrarse, los de mis amigos acompañados de un apachurrado abrazo, los que dan calor consciente, que sanan y adelgazan los males, los que alargan la vida, los que hablar sin hablar.

Que vivan los besos vivos.

Mueran los emoticones.

Mar GómezApología a mis besos, Mar Gómez
read more

Un crepúsculo, Alegría Agosto

No comments

Lucha mi barca en el más alto alcázar de tus refulgentes hondas

son tu silueta y voz la inmensa presencia

del deseo que al aire vierte el sudor traslucido.

Mis latidos desatan apetencia,

la sed por la copa de tus fuentes.

Mi luna entre tus manos

y que tu lengua desflore mi recato.

Es idea fija amarte tan solo un crepúsculo,

un minuto al desnudo

y en tu mirada me juzgue satisfecha.

Que mis besos queden congelados entre tus formas

para que nunca la noche los diluya.

Bullen los pensamientos tumulto de aves.

! Tú no duermes conmigo¡

Gabriel AvilésUn crepúsculo, Alegría Agosto
read more

¿Quién cuida al cuidador?, Miguel Gallareta Negrón

No comments

Muy pocas instituciones o personas, por no decir nadie, se ocupa de los más de un millón
de cuidadores no profesionales, siempre familiares cercanos, que se hacen responsables
de cuidar y dar atención a los enfermos de Alzhéimer.
En México, el 95% de los enfermos de Alzhéimer son atendidos por familiares. Es decir, el
cuidado de estos pacientes los 365 días del año recae sobre personas cercanas al
enfermo, en su mayoría mujeres sin ninguna formación especial ni ingresos por esta labor,
y en la mayoría de los casos de edad avanzada, esto es, las propias parejas, hermanos o
incluso amigos del enfermo. Se trata de personas que, en el mejor de los casos, dejan sus
actividades personales a un lado o incluso abandonan su propio proyecto de vida
personal, para convertirse exclusivamente en cuidadoras.
En la mayor parte de las familias, un único miembro asume la responsabilidad del cuidado,
lo que implica que contrae una gran carga física y psíquica; va perdiendo paulatinamente
su independencia, porque la persona enferma cada vez le absorbe más; y se desatiende a
sí misma.
El cuidador principal a menudo está sobrecargado. Las reacciones emocionales, los
sentimientos que puede experimentar como consecuencia de convivir, atender y querer a
su familiar enfermo, son variados. Aunque cada persona, cada enfermo y cada familia son
diferentes, lo sentimientos más comunes son: tristeza, preocupación, soledad, irritabilidad
y culpabilidad. Las personas que asumen la responsabilidad de atender a un enfermo
terminal, viven bajo elevados niveles de estrés que puede llevarlos al colapso de su salud
física y espiritual.
Conscientes de la necesidad de ayuda que tiene el cuidador, han surgido en el mundo los
grupos de apoyo, cuyo propósito es proporcionar asistencia a sus miembros y de esta
manera permitirles sobrellevar mejor su difícil situación.
Al convivir con personas que han pasado por experiencias similares, el cuidador aprende
más acerca de la enfermedad, lo cual le otorga cierta seguridad y le permite hablar sobre
los problemas que le afectan o las elecciones que tiene que hacer. Es también una
oportunidad de salir de la casa y tomar un breve descanso de su ardua rutina, así como de
fomentar su cuidado personal, salvaguardando así su salud y bienestar personal.
Todo lo anterior fortalece sin duda al cuidador, pero quizá lo más importante es saber que
no está solo, que muchas más personas pasan por situaciones similares y que juntos se
pueden apoyar a hacer menos difícil esta etapa de sus vidas.
La sociedad en general está en deuda con estas personas que cuidan a sus familiares, que
prácticamente entregan parte de su vida a una persona con demencia, hasta que ésta
fallece. El grupo de apoyo es solamente un pequeño paliativo que da un descanso y
esperanza a quien se ha hecho cargo de su familiar.
En Mérida, la Asociación de Alzheimer del Sureste acaba de lanzar su primer grupo de
apoyo, que de inicio sesionará una vez al mes en favor de los cuidadores y familiares de
personas que viven con Alzheimer. Se trata de una labor indispensable en nuestro medio,
que sin duda necesita reconocerse y apoyarse para que crezca y permita a un mayor
número de personas beneficiarse con esta importante actividad. ¡Enhorabuena!

Gabriel Avilés¿Quién cuida al cuidador?, Miguel Gallareta Negrón
read more