All posts tagged: escritores

MARCO BERGER Y SU MIRADA ÍNTIMA A TRAVÉS DEL CINE

No comments

En estos días de estar en casa, he tenido  la oportunidad de descubrir a Marco Berger, director de cine argentino cuya narrativa cinematográfica es un acercamiento íntimo a la diversidad sexual por medio del deseo y el tabú.

Berger (1977) estudia en la Universidad de Cine de Buenos Aires y se da a conocer como director en el 2007 con los cortometrajes Una Última Voluntad (2007) y El Reloj al año siguiente; en el 2009 se estrena su primer largometraje Plan B, este filme muestra el sello que caracteriza a este director, la cotidianeidad como medio para contar historias de amor entre personas del mismo sexo que se desarrollan en el día con día a través del anhelo oculto, sentimientos encontrados y la sexualidad reprimida.

Sus largometrajes son: Plan B (2009), Ausente (2011), Hawaii (2013), Mariposa (2015), Taekwondo (2016), Un rubio (2019) y su más reciente entrega El cazador (2020, a la vez, este año también da a conocer su primer documental El Fulgor que trata sobre  sobre el homoerotismo en un pueblo, donde en la época de carnaval los hombres sacan su lado femenino, maquillándose y llenándose de plumas y lentejuelas.

En el 2011 gana el Oso de Oro por Ausente en el Festival de Cine de Berlín; asimismo ha realizado colaboraciones con otros directores de cine para crear proyectos como: Cinco (2010) en conjunto  con Cinthia Varela, Cecilia del Valle, Andrew Sala and Francisco Forbes, Tensión sexual, Volumen 1: Volátil (2012) y Tensión sexual, Volumen 2: Violetas (2013) con  Marcelo Mónaco.

Una de mis películas preferidas de este cineasta es Un Rubio cuyo argumento refleja la prohibición de los personajes de tener relaciones entre ellos por ser hombres, lo cual genera una tensión erótica muy grande en la historia; ya que el deseo estaba ahí, pero no se puede concretar en la primera parte de la película, porque siempre están las mujeres y los amigos alrededor.

Respecto a este trabajo, Marco Berger dice:

“Esta cinta Tiene que ver con una idea muy personal del mundo, pues soy gay y desde que a los 18 años se lo confesé a mi familia sufrí mucho. Vivía en un universo al revés, porque todos esperaban que tuviera novia. Cuando logré ser cineasta mi vida se volcó a darles a los demás una mirada más solidaria sobre temas como la homosexualidad o cualquier tipo de discriminación.

A pesar de que en ciudades como Buenos Aires ser gay hoy no es un gran problema, en general en Argentina sigue siendo aún complicado, porque vivimos en un país todavía machista. El mundo realmente no ha cambiado, para eso falta mucho”.

Todas las películas de Berger son honestas, nítidas, solidarias, tramas que apoyan a la comunidad LGBTT+ sin caer en los lugares comunes o una propaganda fácil, este director usa el amor como la mirada incluyente de su labor creativa. Marco Berger es en la actualidad el mayor representante del cine de la Diversidad Sexual por ello, amable lector le invito a conocer a profundidad cada una de sus películas, éstas se encuentran en la plataforma digital de Youtube.

Por último le exhorto a usar estos días de estar en casa para nutrir su espíritu con las diversas artes.

Gabriel AvilésMARCO BERGER Y SU MIRADA ÍNTIMA A TRAVÉS DEL CINE
read more

LA MORTANDAD DEL TIEMPO, GABRIEL AVILÉS

No comments

1

Me siento como un dios fallido

Observo a mi alrededor y la soledad se agudiza

La muerte ha borrado el nombre de países

No reconozco  fronteras

Ahora el mundo se confina en las paredes y su moho

Cuántos hermanos dormidos para siempre

No hay resurrección posible

2

Los difuntos no reconocen a sus familias

Por ello se incineran a sí mismos

O se arropan con cartón para yacer

En delirios  de un infierno innecesario

Donde el Covid 19 se adueña de los ancianos sin memoria

Mientras un poeta reza por los sangrantes versos,

Sin embargo no hay ningún Lázaro con vida

Sólo un Cristo mostrando su indolencia.

3

Me olvide de los besos

De los abrazos

De los rostros

De una muestra de cariño con el tacto

Vislumbro ventanales

Y la gente sangra por sus pupilas

Las palabras no articuladas

4

No siento

El sol desconoce  mis plegarias

Solo

Tiemblo al sentir mi respiración

Mientras los sollozos

Ululan  en silencio

La mortandad del tiempo

Hoy con el sobrenombre

De Covid 19, Jinete del Apocalipsis

Que se adentra a los hombres

Cual serpiente reinante

 

Gabriel AvilésLA MORTANDAD DEL TIEMPO, GABRIEL AVILÉS
read more

Privilegios en Cuarentena, Roberto Cardozo

No comments

Desde temprano me levanto, como es mi costumbre. A las seis con treinta de la mañana ya tengo un café caliente en la panza. Sin azúcar. Reviso algunos trabajos que me han enviado mis alumnos, a las ocho tengo una video llamada con otro alumno al que estoy asesorando en la elaboración de su documento con el que se titulará. A las nueve reviso las actividades de un curso en línea que estoy tomando, a las diez otro curso. Ente tanto, mis ideas se entrelazan con preguntas obligatorias: ¿Qué desayunaré? ¿Qué comeré?

Para la tarde estaré revisando qué tarea nueva le enviaré a mis alumnos, mientras mi angustia ahora se va en pensar en alguna actividad recreativa; quizá un poco de origami, tal vez algo de dibujo, o tejido.

A través de la ventana, esta barrera que ahora se erige como escudo ante la pandemia, observo a personas pasando por la calle, como es el día que pasa el servicio de recoja de basura, también observo a doña Guille, una vecina que se dedica a la pepena y, a pesar de su edad, no puede dejar de trabajar, precisamente con los materiales que son más peligrosos en estos días.

 

No puedo dejar de tener sentimientos encontrados, sobre todo cuando me descubro con tribulaciones que, en otro momento, podrían ser insustanciales, pero en estas épocas se convierten en esa diferencia entre la cordura y la demencia. Por un lado, la angustia de pensar en qué ocuparé mi tiempo libre que en estos días se ha multiplicado; por el otro, darme cuenta de todas esas personas que están pasando por momentos verdaderamente difíciles, por lo que mis infortunios me parecen simples quejumbres que pierden validez al compararse con las verdaderas tragedias que se irán descubriendo.

 

Esto del distanciamiento social voluntario se está convirtiendo en una nueva marca de la división de clases, no cualquiera puede darse el lujo de mantenerse en casa en esta cuarentena y los que nos quedamos en casa, nos hemos pasado pidiendo, suplicando y exigiendo a los demás que se queden en su casa sin comprender que somos unos privilegiados y que esta situación no debe hacernos sentir moralmente superiores con aquellos que no pueden parar unos días porque de ello depende su alimento.

Hace unos días pude encontrarme en las redes sociales un comentario que me parece que debe llevarnos a la reflexión. Un amigo pedía que tuviéramos la consideración de no estar publicando nuestras actividades en casa y, sobre todo, evitar esa costumbre tan arraigada entre nosotros de compartir imágenes de nuestros alimentos, pensando en aquellas personas que “viven al día” y que están pasando momentos complicados con su economía.

Los que somos privilegiados, estamos obligados a ser empáticos con aquellos que no lo son, algo que sigue siendo difícil cuando veo todos los días cómo el hashtag #quédateentucasa sigue siendo tendencia y cómo los privilegiados comparten videos mofándose de quienes no pueden parar y quedarse en casa.

Quédate en tu casa, si puedes, pero vayamos pensando cómo le haremos para entender y apoyar a quienes no tienen la opción que los privilegios nos dan. Aquí empieza el abismo, cuando el discurso de la solidaridad y la comprensión son solo eso, un discurso.

Gabriel AvilésPrivilegios en Cuarentena, Roberto Cardozo
read more

Poetas en Pandemia, Gabriel Avilés

No comments

Hace unos días tuve la invitación  del escritor peruano Raúl Heraud de unirme a la convocatoria realizada por el bardo ecuatoriano Cristian Avecillas cuyo objetivo era unificar a  poetas de diversas partes del mundo bajo el nombre de Poetas en Pandemia. En entrevista virtual con Arcillas expreso que  este proyecto personal se da gracias al apoyo de la Directora de Cultura de la municipalidad de Cuenca, Ecuador, Camila Barral.

En primera instancia, ella le pidió un video por el Día Mundial de la Poesía (21 de marzo), éste comentó que sería bueno invitar a otros creadores, la mayoría de ellos encerrados por el Coronavirus,   así,  empezó  a fluir Poetas en Pandemia.

Convoco a 30 poetas de diversas latitudes, inclusive de otras lenguas; recibiendo la respuesta afirmativa de 18 de ellos, otros le dijeron no poder por cuestiones laborales o de salud, otros no han podido contestar o ver el mensaje; sin embargo, el llamado fue adquiriendo éxito y así se fueron involucrando escritores muy importantes, asimismo, el Día Mundial de la Poesía se fue transformando en un nuevo ente al cual se le denomino Poetas en Pandemia, Poetas en Tiempo de Coronavirus.

De acuerdo a Avecillas, este plan poético ha evolucionado de una manera muy  interesante pues en estos momentos ya cuenta con un Consejo Editorial pues ya son cuatro los que reciben y toman decisiones sobre los poetas que nos están enviando sus trabajos, el consejo  se conforma por Raúl Heraud de Perú, Pedro Nazar de Argentina, María Giovana Muler de Italia y el propio Cristian.

Ya se abrieron tres canales oficiales de difusión: Youtube, Instagram y Facebook, más adelante, de acuerdo al entrevistado, tendrán  su blog pero primero hay que esperar a que las cosas maduren pues los poetas están dispuestos a dar su trabajo a todo aquel que se acerqué a la poesía.

Respecto, ¿hacía donde va Poetas en Pandemia?,  Avecillas  señalo la importancia de agrandar el proyecto con el apoyo de un gran número de poetas con una voz propia, particular siempre involucrada con las orillas del humanismo, una voz que lleve esperanza a los escuchas, a los lectores de poesía, a los espectadores y que sirva de soporte en estos momentos tan duros de pandemia pero también sirva de promesa de porvenir pues la poesía siempre está un paso adelante en los presentes de la humanidad.

Lo anterior conlleva a que los escritores  compartan sus textos con el objetivo de cambiar su voz poética y la desesperanza actual por una voz grande, solidaria, que funcione como espejo y bendición.

Si usted, amable lector le interesa conocer el trabajo de Poetas en Pandemia puede ir a los siguientes enlaces:

https://www.facebook.com/cristian.avecillas.poesia

https://www.youtube.com/channel/UCFqdmEDVPqO_ihY_-HYkz3g

 

Gabriel AvilésPoetas en Pandemia, Gabriel Avilés
read more

Las Manijas del Tiempo, Gabriel Avilés

No comments

Me pierdo en las manijas del tiempo, como otros, como todos, como el caído ante la perversidad de una página que acumula ideas no confesables mientras nirvanas cuánticos aíslan mis elegías mal llamadas lamentaciones hasta asirme al ovillo de un tango sin memoria, a esa nota que nunca fui ni seré.

Me desintegro en llamaradas de una símil galaxia, mi cuerpo, nebulosa cubierta de lirismos, abrazado por un desvalido padre y una amante mulata, quien espera en el puerto de los decibeles a su hermano, así, cumplir la sentencia del incesto tal como en la historia del film en blanco y negro pero sin escena de remordimientos.

Hemorragia interna, mi epitafio, siempre amanerado por ángeles en copulación a pesar de saberse inhumanos con el eufemismo de las llagas mientras calles acuchillan mi carótida con navajas de segundos en erosión continua. Centésimas de eras evocan mi lado femenino, soy el Ying y el Yang en el plenilunio de este post Bing Bang sin jerarcas.

Relojes se disparan contra el suelo, muñecos de guiñol apresuran la horca, mostrándose en un reality show donde el protagonista es un sujeto con el chip del indigente en crucifixión. Ningún designio se detiene y las termitas carcomen el simple tic tac de la indiferencia. Calendarios se desvanecen en la hibrida ausencia y el oráculo de los telediarios avizoran el fin del universo, noticia del penúltimo minuto, me autoexilio a la esquizofrenia, ahí, de manera post mortem, libero al pasado del presente y el presente se trasmuta en la pesadilla de un mundo que vive al azar y no bajo la tutela de un cronómetro olvidado por Dios en un futuro enclaustrado en la absurdez de la ceguera y mi atemporal código Morse.

Gabriel AvilésLas Manijas del Tiempo, Gabriel Avilés
read more

RAÚL RENÁN SOSEGAR LAS EDADES, NORMA SALAZAR

1 comment

Feliz cumpleaños, mi niño Renán

abrazos con guiños hasta tu morada.

Tu NORMANDÍA

Sentados en nuestra mesa de siempre en el restaurante La Prosperidad de la calle Durango #270 en la colonia Roma Norte, Raúl Renán tres veces a la semana me pedía llevar mis dos grabadoras de reportero  porque al terminar de comer me contaría su retorno de vida. Así, recuerdo la primera petición. Para mí fue siempre Todo un Señor, educado a la antigua pero a su vez moderno para reconquistarme todos los días. Le fascinaba el timbre de mi voz se volvía muy risueño cuando lo nombraba Mi Niño Renán acompañado por mis guiños castaños, inmediatamente me abrazaba y correspondía con un beso. Los últimos cuatro años (2013-principio del año 2017) de su vida nos pasamos grabando, insistentemente  me recordaba antes de salir de casa que no olvidará mis grabadoras para conectarlas fueran estos desayunos, comidas, cenas.

Asimismo realizamos infinidad de viajes por auto, avión, autobuses; viajes nacionales e internacionales en nuestros breves descansos era grabar en lobbies del hotel, caminatas interminables en fin, sus momentos súbitos serían exactos para escucharlo,  grabadoras en mano, imágenes miles vienen a mí rostro. Tuvo una larga vida sobresaliente de experiencias avasalladoras me sorprendía su aguda reminiscencia, tenacidad por recordar aquellos momentos significativos de sus años infantiles, juveniles. Raúl Renán X González tenía tatuado los años más crudos a partir de los cinco años como él lo expresó “Mis primera cicatriz que llevo marcada Normita fue el abandono materno, aún lo recuerdo te platicó, pero antes, prométeme que contendrás tu llanto no quiero ver tus ojos color miel que deslicen lágrimas en tu rostro, por favor, resiste mi amor debo contártelo, si”

A continuación algunos pasajes grabados con su voz calmada .Cada vez que deseo escuchar el timbre de su voz mis oídos lo celebran.

(Raúl Renán  grababa una hora con  breves descansos)

Las grabadoras señalaban el conteo de los segundos nuestras manos fuertemente entrelazadas,  sentí su apretura, observé su cristalina mirada, segundos de silencio.

-Me tomó de la mano mi Mamá Mercedes González caminos un largo trayecto no olvido su voz en lengua maya. Pensaba en voz alta contestándose a sí misma en ciertos momentos, me veía sin decir nada, sólo sonreía le correspondía también. Volvía a mirar hacia adelante caminábamos rápido, íbamos casi corriendo más bien yo. Ahora entiendo al paso de mis años porque la forma de mi andar (sonríe con su filosa mirada), llegamos al final de la ciudad en aquellos años nena Mérida estaba conformada por barrios, cuatro barrios muy distintos. El barrio de Santa Lucía, San Juan, Santiago y San Sebastián, éste último un barrio de indígenas mayas muy pobre. Ahí, decide mi madre dejarme o mejor decirlo con todas sus letras abandonarme con un matrimonio, él era peluquero y ella ama de casa. Para mi mamá era importante alejarme del barrio de Santa Lucía.  Un barrio con una economía estable, ya te imaginarás una campesina maya con tan sólo 16 años ingenua trabajaba de ama de casa. Su patrón era mi padre de origen italiano y comerciante tenía su familia, deciden irse de Mérida por el escándalo en aquellos años tan marcado en provincia. Mi madre no sabía que hacer conmigo no podía trabajar sin preocuparse por ser yo muy pequeño. La única opción que tuvo por mí bien, según ella ¡A BAN DO NA MER!

(Me  dice deletreando como si fuera una  clase de gramática en voz alta, acto seguido me sujeta la mano porque observa mi reacción estoy a punto de llorar, no logró contenerme no puedo respirar  no dejo de llorar, se levanta y me abraza)

Raúl  me pide  serenarme, las grabadoras continúan prendidas el barullo de los comensales a nuestro alrededor, trato de calmarme pido que me suelte para ponerme mis lentes oscuros. Reanuda la charla a voz pausada. “Nena, no es una entrevista es una de miles conversaciones que  quiero que grabes, escuches mi voz es mi deseo por ser tú, la mujer con he decido pasar el resto de mi vida. Tu infancia solitaria como la mía pero en distinta situación económica; crees que no lo sé porque tu horma me lo dice todo, tu calzado, el vestir y, tu forma de platicar, gesticular, hablas con tus manos y tu mirada”

Otro momento amable lector que deseo compartirles sucede en Chile una tarde con el cielo aborregado teniéndolo por testigo y Raúl con el cabello alborotado afilaba su garganta.

(Mirada fija sin dejar de abrazarme mi cintura se recarga en uno de mis hombros)

-Nena, recuerdas cómo me presenté ante ti, con acta en mano leíste mi acta de nacimiento señalándote el nombre de mi madre: Mercedes González originaria de Valladolid cercana a  la ciudad prehispánica de Chichén Itzá. Lo hice por temor a tu rechazo, tenía que demostrarte que sí tuve un origen. Estabas rodeada de mis amigos en aquél entonces eran tus maestros, uno de ellos Samuel Gordon Listokin.

Perfectamente recuerdo aquella tarde en la cafetería de tu facultad, te colocó enfrente de mí el doctor Gordon. Volví a presentarme formalmente en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras, acto seguido, argumentó  el doctor “Es un tipazo” tu intempestiva carcajada y nosotros ¡Qué barbaridad! reaccionamos tardíamente mucha pena me dio, me comporté como un adolescente, fui un bruto no parabas de reír.

Pero esa tarde me dije para mis adentros, el tiempo que me quede de vida, sería para estar contigo. Te conquisté me hiciste ser más joven de lo que ya era. Mi cortejo fue por un año, sí, tu viaje ya estaba programado siempre la partida el abandono me persiguió pero ¡Tú no!, no lo permitiría. Te demostré mi paciencia  con espera fiel  porque  decidí  que serías mía. Aceptaste cartear conmigo, hablar por teléfono en cierto tiempos como dos intrépidos amantes a salto de mata como  la pase muy mal, soy muy desordenado con los tiempos cuantimás con los horarios internacionales, la sude en serio, tuve que pedir un asistente Baruch para comunicarme contigo y en italiano. Te esperé, te recogí en el aeropuerto regresabas con aroma de Roma.

(Aclaro lector, todas esas cartas me las devolvió a su tiempo, las que le envíe como las que me escribió con sus dibujitos)

Normita, te dije  el origen como coloquialmente se dice “infancia es destino” ,  la contra posición de nuestras historias inermes me confirmabas por causalidades. Recuerdo aquellas primeras salidas afirmábamos nuestras vivenciales.  Una cosa puntual es el qué las vive otra el qué las escucha, sentenciábamos contundentemente.

Queridísimo Raúl Renán, te confirmé: Papá hizo el rol de mamá como EL TODOPODEROSO le dio entender soy feliz porque se esmeró. A contracorriente tuvimos conflictos como todos pero estoy aquí,  así como tu tutor te formó. Eres un hombre correcto, padre de cinco hijas, abuelo y éstas conmigo.

El tiempo te dio muchas vueltas querido Raúl Renán te contesté después de esa primera grabación no olvido el color de aquella tarde; estabas tan absorto muy consciente por aquél  el momento, contármelo no como una charla de confesión, sino compartir TODO  tu ser siendo yo tu compañera, cómplice y confidente sentimental. Me enfatizaste que ya lo habías dicho en una de tantas entrevistas pero aquella ocasión sentías la necesidad de platicármelo como tiempo atrás con tu amiga Myriam Moscona esa entrevista tendría un futuro el libro titulado De frente y de perfil y para el Canal 22. Fue con ella por primera vez que te sentiste aliviado para ti fue la mejor entrevista que te hayan realizado me comentabas por su soltura y profesionalismo de tocar estos temas, compartiste todas las desventuras.

Ahora, más tranquila después de tres años de tu partida entiendo, no sólo, era grabar  sino era mi obsequio con una responsabilidad profunda  y tu confianza que me depositaste. Tengo muy clavado en mis pupilas tu mirar de agua pura. Fueron más de veinte años de convivencia y aprender con Raúl Renán para su servidora fue una travesía de vida, mi primera etapa de juventud. Vivimos a contracorriente con valentía rompimos tabúes, encallamos nuevos puertos infectados de hipocresías e insolencias mundanas por ciertas sociedades “moralinas” y “según amistades de parte de él” que se jactaban con habladurías  a sus espaldas, realmente NUNCA LOS TOMAMOS EN SERIO, más yo una joven con tan sólo 19 años pero muy FIRME para combatir diplomáticamente ballestas de las féminas y hombres.  Muchas batallas por la  diferencia de edades (más de 40 años), callando sus leprosas lenguas. Acordamos no vivir juntos porque Raúl  había resistido separaciones con sus anteriores relaciones; la primera de su joven compañera  procreando dos hijas (Gemelas) no las olvidó, una de ellas le dio su primera  nieta  que heredó el amor por la escritura poética, sintió mucho orgullo más por ser yucateca. Después el único matrimonio con el tiempo se divorciaría procreando tres hijas y dos de ellas  lo hicieron  abuelo por segunda,  tercera vez cuatro nietos (dos niñas y dos niños). Con estos antecedentes acordamos, por supuesto, desde el primer momento tener una relación independiente  un compromiso sólido como si realmente hubiéramos firmado “el famoso Contrato Social”, en reuniones laborales, sociales siempre me presentó como su esposa, trate de desempeñar ese rol, aprobado también por mi padre, ambos tuvieron  una relación cordial con mucho respeto. Cumplimos perfectamente por ser dos seres totalmente independientes, maduros conscientes de nuestras vidas con una enorme responsabilidad  y mutua confianza.

Él me preparó correctamente para su desenlace y dejé que caminará hacia su nueva morada.

Termino ávidos lectores. Estos pasajes que el poeta emeritense me grabó en sus últimos cuatro años de vida que sigo (re) escuchando su voz, su esencia de hombre-niño feliz.  Fue M uno tantos  regalos, sus excelsos años, un libro que en cada línea me aclamó su amor, anclado en NORMANDÍA (dos ediciones) mi rostro dibujado por uno de sus queridísimos amigos, el pintor Gabriel Ramírez pero sobre todo UNA VIDA EXTRAORDINARIA le agradecí en cada momento que tenía oportunidad, me miraba con ojos llorosos de felicidad; abrazándome, contestándome al oído “He sido afortunado por tenerte muy agradecido por dejarme ser parte de tu vida”  Raúl sigo transcribiendo el eco de tu voz y afirmando como te lo hice saber: Yo sabré ¿Cuándo?, ¿Cómo? En qué momento narrar tu infancia, juventud y nuestra historia.

Estuvimos ambos de acuerdo, depositó toda la responsabilidad en mí con una cómplice sonrisa, asimismo me redactó una carta con sello firmada con su nombre correcto y completo autorizándome narrar nuestra historia como otras cosas en parte su archivo.

– Normita mi compañera de mis últimos años, ¡No me abandonaste!

Gabriel AvilésRAÚL RENÁN SOSEGAR LAS EDADES, NORMA SALAZAR
read more

UN DÍA INHÁBIL, ROBERTO CARDOZO

No comments

 

Lo que empezó como una convocatoria local, el llamado a un día de paro de mujeres, algo que parecía improbable que sucediera a nivel nacional en este país en el que aún son muchas las mujeres que no se han manifestado en contra de la violencia generalizada de género, se ha vuelto un tema de relevancia en el acontecer diario. Desde las publicaciones de importantes institutos educativos, empresas, hasta la postura que han tenido las instancias de gobierno al respecto, todo se ha vuelto un circo mediático que termina, como siempre, por banalizar el momento histórico.

Hemos leído cómo algunas universidades han “otorgado el permiso” para que las mujeres, estudiantes y trabajadoras, puedan faltar ese día sin que hubiera mayores repercusiones, dejando entrever una especie de compromiso con el movimiento feminista contra la violencia, aunque, en la práctica, no existen políticas institucionales en la mayoría de las escuelas que formen un marco legal de atención y prevención de la violencia, con lo que, los comunicados de solidaridad no dejan de ser meras acciones en busca de protagonismo en este día histórico.

También se ha vuelto noticia el comunicado de la suspensión de clases en el nivel básico en nuestro estado, argumentando preocupación por la seguridad de los estudiantes. Si bien, me parece un argumento sólido, el impacto social del paro se verá, de nueva cuenta, minimizado, ya que los docentes varones, no podrán experimentar el tener que solucionar la falta de las compañeras, con los contratiempos que podemos imaginar. Es decir, el argumento de la seguridad es válido, pero termina favoreciendo a los hombres porque tampoco tendrán que asistir a su centro de trabajo.

En el caso de la institución donde trabajo, las maestras y alumnas no asistirán, pero los hombres aprovecharemos para platicar y reflexionar acerca de temas como el machismo, la violencia de género y las prácticas que nos parecen inocentes que perpetúan este sistema social cada día más violento para las mujeres.

Lo que desee hacer cada mujer, porque hay quienes manifestaron no estar de acuerdo con este paro nacional, es una decisión propia y debe ser consciente. Tanto no se debe juzgar a quien desee parar labores, como a la que desee no hacerlo, cada una tiene sus razones. Pero, los que sí estamos obligados somos los hombres. Estamos obligados a empezar a hacer nuestra parte para que estas situaciones se terminen. Si bien, muchos hombres también mueren, la mayoría muere por causas distintas a la violencia de género, por lo que esta problemática la tenemos que detener nosotros mismos, un hecho que parece difícil.

Difícil y lejana se ve la solución, si seguimos justificándonos en lugar de ponernos a construir nuevos espacios tanto físicos como emocionales, en los que tenga cabida el respeto y el apoyo hacia las mujeres.

Este 9 de marzo, mientras tenemos un día sin mujeres, reflexionemos sobre lo que nos hace falta por hacer como hombres y, pues hagámoslo, que este no sea un día inhábil más.

Gabriel AvilésUN DÍA INHÁBIL, ROBERTO CARDOZO
read more

El Cíclope, Gabriel Avilés

No comments

Niña-sirena añoras la visita de incendiarios Prometeos. Tus manos hilvanan el sargazo. He aquí, a tu cíclope entre infieles. Acantilados retienen atavismos. Existen nereidas que sólo miran horizontes, no futuros. Beben hasta el cansancio, hasta morirse de tanto repetirse y desprender la nostalgia de sus labios mientras tú concibes otros universos.

Este océano es banal al recorrerlo. La sal prolonga agonías en concubinato con evasivos universos. Conoces los orígenes; la pleamar guarda en su regazo un posible significado, una respuesta. Los peces deshacen Atlántidas con feroces desengaños, sus escamas guardan el alfabeto de tu cuerpo, a veces marea, agua, nada.

No hay barcas, ni galeones para ir a otras ínsulas, quedas a mi lado, doncella mutilada y doliente, con miedo de mirarse a los espejos.. Mujer-medusa, viaja a la bahía de los instintos. Explora exequias de un territorio, huyes a la bahía de las deidades para erguirte emperatriz de los próximos estíos.

Gabriel AvilésEl Cíclope, Gabriel Avilés
read more

No comments

 

Durante su visita a Cancún hace casi 20 años, tuve la oportunidad de charlar con Alí el amigo y maestro, Alí Chumacero (Nayarit, 1918) leyó fragmentos de su obra, bromeó con el público asistente y demostró el sentido del humor de un escritor de 84 años que está más allá de la solemnidad y las veleidades de la vida literaria. Autor de una obra breve, reunida en Poesía completa (1993) —obra de enorme trascendencia para la poesía mexicana contemporánea—, el también galardonado con los premios “Xavier Villaurrutia” y “Alfonso Reyes” reveló someramente aspectos cálidos de su sentir como ser humano y de su experiencia a través de la literatura. Un gran  recuerdo:

—Después de más de medio siglo de conocerla, amarla y darle prioridad en tu existencia, ¿cuál es tu visión actual de la poesía?

—La poesía es un sustituto de la religión, de la filosofía. Es lo que más dignifica a un hombre. No sólo forma parte de las bellas artes —y de lo que probablemente es la cúspide de ellas: la belleza de la expresión—, sino que por su contenido emotivo se expresa como ninguna. Acaso la música sea igual, pues aflora el sentimiento, la emoción, el mundo interior, el mundo inconsciente del poeta. La poesía es el vehículo más intenso, más importante, más lleno de emotividad que pueda tener el mundo inconsciente del hombre: pone de manifiesto aquello que está oculto en la conciencia humana.

—En tu caso, ¿qué se encuentra oculto en tu conciencia?

—Lo que son los recuerdos. El inconsciente almacena todo aquello que sucedió a través de tantos años: relaciones, sentimientos, todo aquello que se va aglomerando en la parte más interna del alma. La poesía es el filtro por el cual fluye el espíritu, a tal grado que a veces pienso que la poesía es el espíritu.

—El crítico Raúl Leyva escribió: “Alí Chumacero, por medio de la poética se rescata, se reinventa de la eterna nostalgia”. ¿Cómo fusionas nostalgia y poesía?

–La poesía es precisamente eso, la expresión de la nostalgia, a diferencia de la prosa, que generalmente describe lo inmediato, el presente, el hoy. La poesía describe el recuerdo del hombre en sus formas alegres, tristes y algunas jubilosas. Es mucho más subjetiva, más llena de experiencias reflejadas que la propia narrativa, que es más descriptiva. La poética es sumamente intuitiva. Pero la poesía y la prosa son dos formas de la literatura no contradictorias, sino complementarias.

—Tu poemario Páramo de Sueños es un legado de la literatura mexicana, así como Piedra de sol de Octavio Paz  o La muerte del Mayor Sabines,  de Jaime Sabines.  ¡Cuál ha sido la transición de este primer poemario a tu último libro Poesía escogida, de 1993?

—Mi trabajo poético es el mismo que el de todos los escritores. La poesía del joven es siempre más sencilla, más pura, más limpia, menos complicada. Conforme se va viviendo con más intensidad, la sencillez se va haciendo concepto: el poema va más al concepto que al sentimiento desnudo. El joven destaca, aborda, expone el sentir inmediato en sus diversas manifestaciones, todo de alguna forma descarnada. Ya que ha tenido esa experiencia, se va complicando, quiera o no: es una ley muy antigua de la poesía. El poeta se va liando a través de su trabajo y acaba por hacer una poesía más difícil, más estricta, probablemente más hermosa, pero pierde buena parte de la postura con la que se inició. Hay poetas que son muchos mejores al principio o a la inversa.

—Me gustaría ahondar en tus influencias: ¿Qué poeta mexicano ha influido más en tu trabajo?

—Sin lugar a dudas, Xavier Villaurrutia. Otro que influyó de algún modo fue José Gorostiza. Son los poetas más cercanos a mí. Por supuesto, he leído a otros poetas: Rilke, Paul Valéry y a otros franceses. Pero volviendo a tu pregunta, Villaurrutia, más psicológico; y Gorostiza, más filosófico.

—Un símbolo importante en tu poesía es la mujer. ¿Por qué la mujer como constante en el trabajo lírico de Alí Chumacero?

—Bueno, de la mujer venimos, a la mujer vamos. Es la reina del universo, la madre naturaleza, el ser supremo de la tierra, la que da, la que produce. El hombre sólo colabora. La mujer es más limpia, más sincera, más buena; decía Rilke: “La mujer vale porque ve a los hijos como proyecto cuando no se ha casado y al tenerlos vale porque los tiene”. Es el centro de la realidad.

—Teniendo como referencias la  nostalgia, la  mujer, el  amor, defíneme tu poesía.

—Mi poesía es universal. Le canto a todo lo que lleva alma. Alí es para todos. Yo nací del pueblo y por ello me gusta pertenecer a él.  A mí no me deslumbran los premios o nombramientos: me interesa descubrir el lado positivo de todo.

—Alí, tú has visto la transformación de la poesía mexicana a través de los años, ¡cómo la percibes en este momento?

—La poesía se ha multiplicado, no por diez o por cien sino por mil. Hay tal cantidad de poetas que se entiende que es evidente que tarde o temprano saldrán grandes poetas. Estos muchachos (la nueva poesía) están madurando, están haciendo algo que va a quedar. Yo tengo mucha fe en la poesía de los jóvenes y que, conforme pase el tiempo, tengamos a cinco o seis grandes poetas.

—¡Crees que existe un grupo como, en su época, Contemporáneos? ¡O el poeta actual es  más disperso, más solitario?

—En general el poeta actual es solitario. Existen grupos en diversas ciudades y universidades del país, pues es necesario que la dispersión no destruya a las agrupaciones: éstas son necesarias; te sirve para compartir lecturas, técnicas y conocimientos. No se trata de hacer poetas cuyo estilo sea el mismo en un grupo, con la misma expresión o técnica; se trata de que conozcan, de que abran el camino a fin de no inventar el Mediterráneo, que sepan que las cosas ya están realizadas y sobre eso hay que trabajar avanzando, no quedándose, sino descubriendo nuevas posibilidades.

—Una de las enseñanzas para los que estamos a tu alrededor es tu alegría y jovialidad. Conozco al poeta,  pero ¡quién es Alí Chumacero, el ser humano?

—Es importante saber que hay el poeta y existe el hombre: son las dos maneras de resistencia de vivir. No hay por qué confundirlas. Se puede ser un poeta de verdad y un hombre de verdad. Lo que es ridículo es que el escritor se sienta superior, diferente a los demás como hombre. Claro que es diferente por el oficio ejercido, pero no para sentirse en un altar, viendo de arriba hacia abajo. Cuando está encerrado en su mundo lírico es efectivamente otro ser. Pero como ser humano es capaz de ser cordial, de respetar a la gente, de no faltarle al respeto, sin perjudicar para nada su gusto por la cultura. En mi caso, en los últimos años me he enfocado ayudar a los jóvenes, a mejorar su expresión, a cultivar la lectura, a hacer que el oficio esté justificado por la lectura, por un buen conocimiento de causa y no esté espontáneamente trabajando, sin las bases necesarias para que su labor sea reconocida.

—¿Le temes a la muerte?

—Hay Alí para rato. Todavía tengo mucha cuerda. Además, cumplo las reglas de todo poeta: poeta que no bebe y no vive, no es poeta.

–¿Cuáles son tus futuros proyectos?

—Toda la vida es un proyecto constante. La única ventaja de los proyectos es la no realización de ellos. Los vamos persiguiendo hasta la muerte. Cuando te mueres, la agonía es la posibilidad de pensar en lo no realizado y que pudiste haber intentado. Eso es lo interesante. Porque el que realiza un proyecto y lo redondea, ya se condenó a la nada: no tiene nada qué hacer. Es feliz y la felicidad es el gran enemigo del hombre. Es algo espantoso la felicidad. Yo me cuido de no ser feliz.

Después de esta charla, Alí pide ver el mar del Caribe. Quizá en su oleaje efímero consiga perpetuarse en la nostalgia de la marea en reposo.

Gabriel Avilés
read more

MAGNOLIA, GABRIEL AVILÉS

No comments

A mi madre por su amor y más.

 

Nací de una magnolia

Y me hice dátil del viento

Bifurque entornos

Destruí barracas

Mi cuerpo se concebía en liturgias

Me clavaron espinas

Me entregaron a la ácida tristeza

Para luego convertirme en fango

Volví a ti

Magnolia de mil fuegos

Que se arroja al averno

Por mis exequias

Sin importar cardos o yerros

Madre

Quizá este poema lleve

Versos del desahuciado

A la vez, significa la amalgama

De nuestras fortalezas

Gabriel AvilésMAGNOLIA, GABRIEL AVILÉS
read more