TU SANGRE SE HIZO CRISANTEMOS, GABRIEL AVILÉS

No comments

Fugaz amante, la lejanía no es incertidumbre cuando se ama. Hace unos días mire tu rostro en la llovizna de una tarde fría y aprisione las veces que escudriñe tu cuerpo, aprisionándome a tus pétreos muslos, en tanto, mi virilidad moría en el sepulcro sin horizonte.

La ciudad se destruye conforme el silicio se impregna al día.

El hombre que fui, se diluyó en buhardillas. En este atardecer, la brisa ofrenda tu aliento, con la cuchilla de la esclavitud. Añoro nuestra última cita cuando me comentaste que te ibas de viaje pero que siempre estarías a mi lado como un poema inconstante. Se desvaneció esa promesa pero al sentirte de nuevo en esta crisis escondida con alcohol y antidepresivos que no desdeñan el olor de tu afilado dorso.

Sabes, los infieles ultrajan lo perfecto, tú construiste ruinas, enterándome por el llanto de mujeres y hombres que esperaban su destino con el I Ching y algunas runas. Durante semanas busque tu instinto, me ahogué en gritos, en lágrimas de mi hombría devaluada, recorrí ciudadelas y pueblos, pero hace dos días, halle entre áridas tierras, algunas gotas de tu sangre y las adherí al espíritu, diamantes al filo del carbón.

El oscurecer inicia, respondo a una metáfora concebida por tus ausencias, sé que oyes mis versos simples y desgraciados.

Tu sangre se hizo crisantemos, ellos, día a día crecen al sentir el mórbido deseo del retorno mientras un moribundo cae al precipicio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésTU SANGRE SE HIZO CRISANTEMOS, GABRIEL AVILÉS

Related Posts

HABITUAL ASFIXIA

Esta tarde, la añoranza invita al pasado A quedarse en las esquelas de mi memoria Así, mi abuela resurge cantando algún bolero Mientras recorro su casa Hoy, derruida por esquiva herrumbre   Todo se deslíe en agua Y en esa agua queda mi infancia Jugando con espectros aún en el anochecer Trato de rescatarla Vociferando

LA EXPIRACIÓN, NORMA SALAZAR

La expiración es una evidencia que perennemente ha estado vigente en toda historia de nuestra humanidad, cada sociedad brinda sus dispares enfoques y reacciones ante la muerte y ésta se especifica a su posición del mundo, su disertación es una médula de interés por disímiles disciplinas entre las que destacan como la sociología, la teología,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *