Poema 25, Gloria Chávez Vásquez

No comments

Yo naci a las 4 de la tarde

Un dia 7 defebrero

Un miércoles, o un sábado

Del año del búfalo o el buey

Según el calendario chino

Pocos años de la guerra

Antes y después

Y yo

Siempre ahí, siempre ahí

Siempre ahí

Presente en medio de las penas

Las mías y las de otros

Especialmente confundidas

Yo

Siempre ahí

Buscando soluciones

Por cierto

Muchas veces imposibles

Siempre ahí como todos los quijotes

Peleando con molinos

De figura humana

O con forma de demonios

Cuando todo es considerado

Una locura.

Siempre ahí, siempre ahí,

Tratando de mirar el cielo

En medio de tormentas

Deseando ver estrellas

En días de nunca jamás

Llegar  la noche

Deseando ver los cielos

Siempre ahí

Siempre ahí

Siempre ahí

Hasta el final de los días.

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésPoema 25, Gloria Chávez Vásquez

Related Posts

Un origen, un exilio y un reencuentro con Milan Kundera, Norma Salazar

Milan Kundera nació un 1 de abril del año 1929, Brno una ciudad innovadora de la República Checa. A partir del año 1975 vive en Francia para el año 1985 se le otorga la ciudadanía francesa. Kundera como buen eslavo hace un repaso, no actúa como disidente, como un declarante de las hecatombes ulteriores que

EL VIRUS HUMANO, GLORIA CHÁVEZ VÁSQUEZ

Qué le pasa a usted hombre! ¿No se da cuenta de que lo están mirando? Desde afuera. Desde allá, tras ese sol luminoso hay un microscopio apuntando a usted. No. No quise decir telescopio. Como dije primero, es un microscopio electrónico y están observando sus movimientos. ¿Qué le importa que le observen? No se desanime,

En Silencio, Alegría Agosto

Mi cuerpo despojado en luna llena, horas melancólicas de súplicas muriendo. La soledad curva el dolor que se alea a la tristeza y la niebla pretende estrujar la fortaleza. Noche húmeda de espera enciende tu evocación, mis manos recogen pedazos del corazón que llora intimidad. Besos encendidos como leños, demonios desatados en impulsos, el deseo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *