Un Poema, Dardo Festino

No comments

Elijo con las manos

la dignidad de un cielo escrito

para que amures el pecho

 

Extiendo esta viga de sol

para montar el día

sobre el hueso de tu nube

 

Ofrezco el silencio estricto del obrero

Jerarquía bruta de la piel

donde festejan su agua

los hilos de la escarcha:

la pala dolorida

alza de boca

los restos de tu firmamento

 

Así

derramo concreto y verbos de granza

en la carpintería del alba

 

En argumentos de acero

alzo cuevas verticales

Instruyo a los crisoles

con la llama sólida del bardo

 

 

Por fin

hecho a la paciencia filosa que da el viento

engarzo la porfía de tus letras

a la zonza voluntad de los muros

 

Que duerman en poesía

 

En íntimas cales apagadas

sueña la urbe

el talco de tus lunas

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésUn Poema, Dardo Festino

Related Posts

En el Cuadrángulo de la Luna, Dardo Festino

De la boca de la mañana acaba de salir un pájaro azulado azul con más ganas de azul añil su lomo hasta los ojos Hunde su aguja de beber en el cuenco de la bomba tiñe de glaciar el espejo bajo el grifo unta sus plumas y salta arde alas en la respiración del patio

Estrategas Sin Escudo, Gabriel Avilés

Madre, el oráculo predice la destrucción de los santuarios mientras la finitud acicala nuestros pasos para infiltrarnos en diurnas batallas donde se difuminan mazmorras de permanencia. Te pierdes, me pierdo, oscilamos. Presuntuosa ciudad sin apellidos. Por ti convergen esencias y los rascacielos destruyen el candor de nuestros párpados, éstos se refugian en huestes del vencido

Piropos, Mar Gómez

Se los juro que yo no tuve la culpa, ni siquiera probé el  alcohol, nunca me drogué, me cuidaba de no andar por ahí de loca coqueteándole a cualquiera. Mi mamá y mi abuela siempre  decían, cuídate de los hombres, no les des tanta confianza, ni andes de provocativa. Así crecí, ellas me educaron bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *