Antínoo en Piélagos, Gabriel Avilés

No comments

Antínoo en piélagos, la lejanía es certidumbre cuando se ama. Hace unos días mire tu rostro en la llovizna de una tarde fría, me aprisione a tu cuerpo, a tus pétreos muslos, en tanto, mi virilidad moría en los sepulcros de las callejuelas donde ofrendabas lujurias a los ancianos en llamas.

La ciudad se destruye conforme el silicio se impregna al día.

Añoro nuestra última cita cuando me comentaste que te ibas de viaje pero que siempre estarías a mi lado como un poema inconstante. Se desvaneció esa promesa pero al sentirte de nuevo en esta crisis escondida con alcohol y antidepresivos, no desdeño  el olor de tu afilado dorso.

Sabes, los infieles ultrajan lo perfecto, tú construiste ruinas con el llanto de mujeres y hombres que esperaban su destino con el I Ching y runas.

El oscurecer inicia,  metáfora concebida por tus ausencias, sé que oyes mis versos simples y desgraciados.

Tu sangre se hizo libélula que día a día crece en el sentir el mórbido deseo del retorno mientras un whisky permite vuestros besos.

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésAntínoo en Piélagos, Gabriel Avilés

Related Posts

Albert Camus: el otro extranjero, Norma Salazar

Albert Camus fue un excelente novelista, ensayista, filósofo, dramaturgo y periodista; sus erudiciones se fundaron bajo una fuerte influencia de Arthur Schopenhauer y Friedrich Nietzsche sin perder el existencialismo alemán. Hoy, nos daremos la tarea de recordarlo, juntos haremos una travesía en su vasto campo literario. Un análisis para entender las vicisitudes las formaciones del

Antínoo sin tiempo, Gabriel Avilés

A unas horas de finalizar el año, mi mente se arrumba en ti, en tu sonrisa ruidosa, en tu piel de efebo cuya voz me entregaba versos y epitafios. Todavía tu copa de vino se halla en la mesa y tu fotografía se deslíe en un ápice de lo que no fue. Me embriago de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *