diciembre 2019

Antínoo sin tiempo, Gabriel Avilés

No comments

A unas horas de finalizar el año, mi mente se arrumba en ti, en tu sonrisa ruidosa, en tu piel de efebo cuya voz me entregaba versos y epitafios.

Todavía tu copa de vino se halla en la mesa y tu fotografía se deslíe en un ápice de lo que no fue.

Me embriago de pensamientos cuya dislexia se une a tus lejanos labios.

Antínoo sin eras

Te transfiguraste de peón a rey.

No hay jaque mate sólo resquicios de aperladas lluvias cubriendo el llanto de un hombre que te amo a ras de la inconsciencia.

Arranco la última hoja del calendario.

Pasionaria sangre invade la casa mientras embalsamó tu cadáver con mi estéril desamparo.

Afuera el gentío grita Feliz Año Nuevo y nosotros quedamos en vísperas del futuro para siempre yerto.

Imagen: Francisco Alzaga Nava.

Gabriel AvilésAntínoo sin tiempo, Gabriel Avilés
read more

DE CARTAS PARA NO SACRIFICAR INCIENSOS, GABRIEL AVILÉS

No comments

EPÍSTOLA 3

La tranquilidad me causa náuseas. Sus efectos son irreversibles y la rutina mitiga todo resentimiento. Frases como “buenos días”, “el café está menos amargo o este día es igual de denso a los demás” se transfiguran en gélida morfina para la sobrevivencia. Los sueños se destiñen por ventanales.

Se desvanece tu actitud de semidiós que conjuga la palabra amor con mitomanía; del instinto paso a la pesadumbre, sin embargo, esa falacia se inviste de perfección cuando me aíslas con jacarandás que embisten mi cuerpo; así, el clímax se anuncia y me dices al oído: Recuérdame como flor moribunda cuyo jarrón cada día tiene más moho y amargura, recuérdame por mis miedos y no por las hortensias que tildan mi dolor a impúberes sacrificios.

Imagen de Lalo Betancourt.

Gabriel AvilésDE CARTAS PARA NO SACRIFICAR INCIENSOS, GABRIEL AVILÉS
read more

Si Duermo…,Gabriel Avilés

No comments

Si duermo
No apaguen luces
Abran ventanas
Dejen al gato entre mis pies
Y la muerte en las vértebras
Si duermo
Pongan un tango
O una blasfemia cantada por un don nadie
Permitan al viento secarse en mi garganta
Si duermo
No llamen al Dios
Que cuida de mis ojos.

Imagen de Lalo Betancourt.

Gabriel AvilésSi Duermo…,Gabriel Avilés
read more

Ateísmo, Roberto Cardozo

No comments
¡DIOS TE BENDIGA! -ME LANZÓ A LA CARA, A SABIENDAS DE QUE SOY ATEO.

Él se sintió muy chistoso y ocurrente, pensando sobre todo que me molesta cuando mencionan a Dios. Tengo que confesar que durante varios años, sobre todo en mi juventud, pasé del enojo al menosprecio, en ocasiones al revés, respecto de las personas que son creyentes; sin embargo, ahora simplemente he entendido que todos necesitamos creer en algo y muchos eligen la vía más fácil y la más transitada: la religión.

Esto toma mayor relevancia en estos días, cuando comienzan las preguntas como por qué asisto a las fiestas navideñas si no celebro la navidad, por lo que me puse a reflexionar sobre estas celebraciones que tienen su origen en la tradición judeo cristiana.

Es cierto, no soy creyente, pero asisto a las reuniones a las que soy invitado, todo esto porque no me interesa el motivo de las fiestas, sino la dicha de poder compartir momentos agradables con familiares y amigos. No veo por qué, una persona que no profese ninguna religión o creencia, tenga que menospreciar las de los demás. Cada vez que me encuentro a un ateo con estos comportamientos, solamente puedo pensar “pinchi pendejo”, aunque, ojo, un creyente menospreciando a alguien que no lo es, se pone al mismo nivel de pendejez.

No veo por qué no se pueden disfrutar de las reuniones sin que importe el motivo. Tampoco es para que estemos señalando que los creyentes se olvidan que el día de la navidad se celebra el nacimiento del personaje más importante de su cosmogonía y sistema moral, ya que esto lo hacen día a día, dejando en un segundo plano de relevancia el hecho de que suceda lo mismo en este día tan especial para las doctrinas cristianas. Así que, dejemos de pensar en las nimiedades, no hay nada como entender que cada persona tiene que encontrar su sistema de creencias aunque sea distinto al nuestro.

Lo que debe prevalecer, no sólo en estas fechas, es el espíritu de la solidaridad, de la comprensión, de la empatía, que es lo que hará que las personas puedan convivir con la paz que todos nos merecemos.

Gabriel AvilésAteísmo, Roberto Cardozo
read more

Estrategas Sin Escudo, Gabriel Avilés

No comments

Madre, el oráculo predice la destrucción de los santuarios mientras la finitud acicala nuestros pasos para infiltrarnos en diurnas batallas donde se difuminan mazmorras de permanencia.

Te pierdes, me pierdo, oscilamos.

Presuntuosa ciudad sin apellidos. Por ti convergen esencias y los rascacielos destruyen el candor de nuestros párpados, éstos se refugian en huestes del vencido o quizá del vencedor.

En las plazuelas, angustias presagian adioses, enajenan ideales, nosotros, estrategas sin escudo, afilamos espadas en contra de semidioses investidos con egolatría que disparan a quemarropa y reiteran un burdo testimonio, inhalando la inclusión de un mundo en bancarrota.

Somos profecías en alta mar con labios heridos entre engaños de una muchedumbre que lleva a cuestas holocaustos, sin embargo, tu voz resuena, la mía resiste, gritan al interior de una caracola premisas de luz.

 

Caer y elevarse, nuestro báculo y cetro.

Siempre triunfo nunca esclavitud.

Ni ceder, ni morir, nuestra causa: aferramos al grial de fortaleza, no de cicatrices.

Gabriel AvilésEstrategas Sin Escudo, Gabriel Avilés
read more