Navidades y Soledades, Roberto Cardozo

No comments

En estas épocas se llenan los albergues, mañana deben llegar algunos a internarse -Me comentó Henry, un voluntario del albergue al que fui a hacer unas entrevistas y grabar algunas tomas en video. También me comentó que sabe de personas que comenten delitos como robos con tal de que sean arrestados y encarcelados para poder pasar estas épocas navideñas con alguna compañía, porque es la única manera de que puedan tener acceso a algún tipo de celebración de la temporada.

Es bien sabido que el ser humano es gregario por naturaleza y que se mueve en círculos sociales que le permitan una identidad y sentido de pertenencia. A esto tenemos que sumarle que los medios de comunicación y las campañas publicitarias nos veden la idea de que esta temporada es de completa felicidad y de reuniones entre amigos y familiares.

Partiendo de esto, si sabemos que algunas personas, por los vericuetos de la vida, se van quedando sin el núcleo familiar ni de amistades que le permitan sentirse parte de un círculo y que la soledad es una loza muy pesada para las espaldas de los solitarios.

En esta necesidad de afecto, los seres humanos somos capaces de hacer cualquier cosa, algo que no debe asustarnos, debido a que son estos estímulos los que nos llevan a reunirnos.

Cuando nos reunimos en grupos sociales, es normal sentirnos protegidos por el mismo grupo; en contraparte, la soledad, que deja una sensación de vacío emocional y desamparo. Incluso esa sensación de desamparo, si se maneja de manera adecuada, podría ser conveniente para algunas personas. Sin embargo, la publicidad, las redes sociales y la misma sociedad en general, se han encargado de vendernos la idea de que en estas fechas tenemos qué reunirnos con la familia y los amigos, poniendo en nuestras cabezas la idea de que necesitamos esas reuniones para hacer frente a la soledad. En este punto regresamos al inicio en el que hay personas que por distintas situaciones no tienen acceso a este ideal que nos han enseñado desde niños. Esta necesidad es la que nos lleva a buscar alternativas que suplan las carencias, sobre todo cuando se agudizan si estamos en situación de desventaja social.

Es por eso que se hace necesario voltear nuestras miradas hacia ese sector de la sociedad que solemos ignorar, aquellas personas que no están dentro de nuestros estándares de una sociedad regularizada por un sistema que excluye aquello que rompe con la normalidad.

Es muy fácil mantener los ojos cerrados hacia estos sectores, decir que probablemente se merecen la vida que tienen y que no son nuestra responsabilidad. Todo esto es muy fácil, pero si nos deseamos lo mejor entre nuestros amigos y familiares, si le deseamos una feliz navidad o un próspero año a los desconocidos en la calle, por qué no hacerlo con las personas en desventaja social.

La invitación es a dedicar un tiempo para la reflexión y un tiempo para brindar un poco de esperanza a las personas que lo necesitan más, aquellas que viven en abandono, no necesariamente físico.

Es maestro de matemáticas. Nació el 6 de octubre de 1975 en Mérida, Yucatán. Ha publicado la plaquette de poesía En los ojos la noche (2011), Editorial La Catarsis Literaria El drenaje) y ha sido antologado en antología de Microrelats Negres del Centro Cultural La Bòbila (Barcelona, 2012), donde obtuvo el premio del público; así como en la Antología Poética en la revista Rojo Siena (2014). En 2016 fue incluido en Karst. Escritores de la península yucateca y escribe la columna Mi punto de risa en la revista delatripa. Narrativa y algo más.

Roberto CardozoNavidades y Soledades, Roberto Cardozo

Related Posts

Un origen, un exilio y un reencuentro con Milan Kundera, Norma Salazar

Milan Kundera nació un 1 de abril del año 1929, Brno una ciudad innovadora de la República Checa. A partir del año 1975 vive en Francia para el año 1985 se le otorga la ciudadanía francesa. Kundera como buen eslavo hace un repaso, no actúa como disidente, como un declarante de las hecatombes ulteriores que

EL NO SOY, GABRIEL AVILÉS

Tullido Con miedo a las urbes Que veneran mi muerte Escribo la historia Del no soy Demasiado aprisa Como un perro adolorido De tanto aullar Soy el amo Que muerde los dedos De quien le desnuda Su piel y sarna.

EL VIRUS HUMANO, GLORIA CHÁVEZ VÁSQUEZ

Qué le pasa a usted hombre! ¿No se da cuenta de que lo están mirando? Desde afuera. Desde allá, tras ese sol luminoso hay un microscopio apuntando a usted. No. No quise decir telescopio. Como dije primero, es un microscopio electrónico y están observando sus movimientos. ¿Qué le importa que le observen? No se desanime,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *