Cronista de Jazz, Jaime Villegas

No comments

Todo lo que toco es diferente, diferente melodía,

diferente armonía, diferente  estructura.

Thelonious Monk

Hace algunos años conocí a Jaime Villegas, desde entonces he ido descubriendo como cada nota de jazz se involucra con su trazo para volverse  un entorno, un ambiente consagrado a ese género musical, cuyo nacimiento se remonta  a  New Orleáns vinculando a los músicos de diversas generaciones sin importar el contexto espacio-tiempo.

El jazz es una imagen sonora, ambigua donde los silencios y los contrastes del ritmo  le dan un matiz etéreo pero firme  a la melodía. En el caso de Villegas utiliza estos elementos para crear atmósferas imprecisas, subyugantes de un mundo donde el saxofón, el contrabajo, la guitarra, el piano y una buena voz remiten a paisajes, surrealismos, un cubismo inexacto o el  estilo abstracto con técnicas de sorpresa, así ante estas contradicciones, Jaime vislumbra  formas y recrea el sentir de los músicos que se divierten en otros espacios, en otras esferas, cada uno con sus respectivos enigmas, estigmas, misterios.

Si pudiera definir el trabajo pictórico de Jaime Villegas y el Jazz a través de un poeta, creo que el más  indicado sería Oliverio Girondo, específicamente en su poemario En la masmédula (1946). Uno de los poemas contenidos en este título, en lo personal reflejan los acordes  y la labor creativa de la pintura fusionada con el ritmo jazzístico:

De  oleaje tú de entregas de redividas muertes

en el la maramor

plenamente amada

tu néctar piel de pétalo desnuda.

La labor de  Jaime no sólo es la de pintar un momento donde la música es parte fundamental, sino conforme han pasado los años, cada dibujo creado se ha vuelto  una crónica visual, una permanencia, el pasado y presente de un movimiento musical que en nuestra ciudad permanece en constante renovación. Nombres como Juan D’Anyélica, Chucho Valdez Jr., Mario Patrón, Hiram Gómez, en este momento vienen a la memoria, otros se escapan, pero gracias al cronista del jazz  quedaran en los anales cancunenses y quizá traspasen las fronteras de los sueños.

En cada dibujo este admirador de experiencias musicales, no sólo reinvent las figuras de los ejecutantes, también involucra a los oyentes, a los seres anónimos y eso conlleva a un cúmulo de expresiones y elementos congruentes de su estética personal  a la estética contemporánea y como puente absoluto la complejidad que se esparce por Cancún, nadie somos todos, todos somos nadie.

Jaime Villegas recrea un mundo análogo a los sonidos cálidos del saxofón, la libertad y contraste de los solos, el mensaje onírico de la música, el jazz clásico y jazz fusionado con ritmos latinos, del flamenco y  los ritmos africanos, la alquimia de Bessie Smith, Miles Davis o el jazz fusión de Juan D´Anyélica, texturas del alma registradas de manera nítida por un hombre que toma a la pintura como instrumento para alcanzar en los preámbulos de la madrugada  la seducción de los sonidos.

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésCronista de Jazz, Jaime Villegas

Related Posts

Un origen, un exilio y un reencuentro con Milan Kundera, Norma Salazar

Milan Kundera nació un 1 de abril del año 1929, Brno una ciudad innovadora de la República Checa. A partir del año 1975 vive en Francia para el año 1985 se le otorga la ciudadanía francesa. Kundera como buen eslavo hace un repaso, no actúa como disidente, como un declarante de las hecatombes ulteriores que

EL NO SOY, GABRIEL AVILÉS

Tullido Con miedo a las urbes Que veneran mi muerte Escribo la historia Del no soy Demasiado aprisa Como un perro adolorido De tanto aullar Soy el amo Que muerde los dedos De quien le desnuda Su piel y sarna.

EL VIRUS HUMANO, GLORIA CHÁVEZ VÁSQUEZ

Qué le pasa a usted hombre! ¿No se da cuenta de que lo están mirando? Desde afuera. Desde allá, tras ese sol luminoso hay un microscopio apuntando a usted. No. No quise decir telescopio. Como dije primero, es un microscopio electrónico y están observando sus movimientos. ¿Qué le importa que le observen? No se desanime,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *