El cine de Italia, Norma Salazar

No comments

Una aproximación a la historia italiana durante los tiempos de posguerra y su relación con los términos de reconstrucción  percibidos a través del carácter fílmico. Las conveniencias de representación asumidas por la nación italiana en los cuales el ciudadano común,  retozaron un papel vital. Una reseña de individuos naturales que a través de otros hombres depusieron testimonios de sí,  podemos observar  la vacilación, el dolor, la desesperanza,  el anhelo, pero también el regocijo de abrigar la  vida; posesionarse de virtudes con  defectos vivenciales mientras arrancaban la reconstrucción de un mundo dominante. El Fascismo llevado a la pantalla, desde  el año 1922 da apertura  la fascistización del Estado y la acumulación de un régimen monopartidista encarnado en un líder carismático que simbolizaba todas las dignidades que eran necesarias a la ordenación del Estado totalitario. El Gobierno italiano empleó medios financieros muy importantes para proteger la industria cinematográfica nacional y construyó Cinecittá y el Centro Sperimentale di Cinematografía, estos centros fueron creados para la formación de actores, directores y técnicos al mismo tiempo exigía a los productores a invertir en epopeyas, obras históricas, comedias musicales muy excluidas de la indiscutible realidad condesciende y social del país. El cine italiano solo pudo abordar estas realidades después del  formidable trastorno que conjeturó la Segunda Guerra Mundial  con sus contiguas secuelas brotó un fenómeno que fue el Neorrealismo que apoyó a la historia y evolución del cine. Entre los destacados cineastas neorrealistas Vittorio De Sica, Pier Paolo Passolini, Alberto Lattuada entre otros.

Ladri di biciclette (1948) del director Vittorio De Sica, guion de Cesare Zavattini, música Alessandro Cicognini. En la Roma de la posguerra, Antonio un obrero  que está en paro y logra conseguir un llano trabajo pegando carteles, dado la situación por su nuevo empleo y con mucho sacrifico  compra una bicicleta,  pero,  en su  primer día de trabajo se la roban,  aquí comienza la aventura de Antonio y su hijo Bruno por recobrar su bicicleta mientras su esposa María espera el regreso con su otro hijo. La película está basada en la novela homónima por Luigi Bartolini (1945) adaptada por Cesare Zavattini, un relato que observamos de una circunstancia de la vida diaria de un trabajador.

Il merlo maschio de Pasquale Festa Campanile(1971) una película italiana, una comedia sexy all´ italiana exhibe un tema de candaulismo. Niccoló Vivaldi (Lando Buzzanca) un violinista frustrado cuya carrera se ha estancado, descubre la belleza de su esposa Constanza (Laura Antonelli) despierta en él admiración por ella, él toma fotografías de su esposa con poses  sensuales y que muestra en un santiamén de locura a su compañero y amigo de la Orquesta Cavalmoretti (Lino Toffolo), definitivamente se convierte en una obsesión que lo domina al grado de tocar el clímax del exhibicionismo que supremamente expone a su esposa en la presentación de la opera Aida en la Arena, Verona frente al público.

Es un examen cinematográfico sobre el mito del hombre italiano y reescribe el modelo del clásico “los italianos lo hacen mejor”, el personaje Niccoló  hombre muy complejo y capaz de sobrevivir por ser consorte de una mujer hermosa, Camapanile recapitula las leyes del deseo es “un caleidoscopio”  encuadra una secuencia  para considerar en el fondo los apetitos y las pasiones ocultas de una Italia inmortalizada en el cambio.

Nuovo Cinema Paradiso el director Giuseppe Tornatore (1988) un drama sentimental de la Italia de la posguerra y un amor ferviente por el cine. El largometraje original tiene una duración de 155 minutos  fue un éxito internacional. Su reparto Jacques Perrin, Philippe Noiret, Leopoldo Trieste, Salvatore Cascio, Marco Leonardi, Agnese Nano, la banda sonora Ennio Morricone.

La Roma de los años 80’s el director afamado Salvatore Di Vita retorna a su lugar de origen, su pueblo natal Giancaldo, Sicilia después de 30 años. Cinema Paradiso  es un filme contemplativo, una crónica social, déjeme ser reiterativa, son los años de la posguerra italiana en la cinta observamos una narrativa de aprendizaje con una educación totalmente sentimental y, nuestro director crea un filme para rendir un homenaje al séptimo arte con sus entrañas más hondas, sobre todo en  los pueblos de aquellas épocas con sus grandilocuentes salas, Los protagonistas Alfredo y Totó son más que una relación de amistad son los causantes de una correspondencia llena de romance por el séptimo arte, con un solo compromiso que los públicos heterogéneos de  distintas clases sociales, credos y economías, es decir,  dar “gratitud” por tanta magnificencia  que provoca  sus anhelantes emociones e identificarse en  los personajes que todo ser humano cobija adentro de su ser.  Una hidtoria tan emotiva que merecía un compositor de alta gallardía, el lenguajemusical no es una adaptación a la película, no, el genio de Morricone ayuda a potenciar la historia que es la vitalidad del homenaje al filme.

Término ávido lector, todo este breve recorrido lo pudimos contemplar en el ciclo Un retrato italiano del cine gracias a la colaboración-responsables del ciclo de Alberto Palomo, Daniel Borbolla, Praxedis Razo sus colaboradores de logística, medios Teresa Cuevas, Marcos Daniel Aguilar anfitriones invaluables de la Feria Universitaria del Libro, FUL EDICIÓN 32 de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo  Temática Derechos Humanos; todas las proyecciones del ciclo  fueron  exhibidas en el Auditorio de Ciencias de la Tierra  con los comentarios precisos de Alberto Palomo, Diego Robleda, Julio Durán, Nahum Torres, Praxedis Razo.

Las ferias del libro nos acceden a disfrutar con el lector y los libros de primera mano, el cine es el arte de contar historias mediante la  proyección de imágenes, el cine está divido en multitud de géneros por sus características de talante sin olvidar la forma de  producción y sus respectivos públicos. Por último la mayor creación de la industria cinematográfica italiana fue máxime proyectar un componente de crítica social de aquellos periodos estaba desviado de las pantallas, se presentaba sin duda una nueva  representación de ver el cine con actitud objetiva pues aportaban los directores no callar hechos habituales no esconder los problemas sociales, religiosos, morales, políticos, culturales, económicos, no callar más la realidad.

 Concluyentemente el cine italiano es uno de los más prestigiosos, triunfantes en el mundo lo podemos verificar por sus más de 30 candidaturas al Oscar y sus 13 victorias. Es un cine transcendental que atenido sus bemoles en este nuevo siglo,  es una garantía de respeto.

Mérida, Yucatán, 1974. Escritor, promotor cultural, poeta, productor de televisión y radio, locutor, conferencista y editor. Autor, entre otros libros, de "Presagios", "Cartas para la hoguera" y "A la deriva del infinito".

Gabriel AvilésEl cine de Italia, Norma Salazar

Related Posts

Un origen, un exilio y un reencuentro con Milan Kundera, Norma Salazar

Milan Kundera nació un 1 de abril del año 1929, Brno una ciudad innovadora de la República Checa. A partir del año 1975 vive en Francia para el año 1985 se le otorga la ciudadanía francesa. Kundera como buen eslavo hace un repaso, no actúa como disidente, como un declarante de las hecatombes ulteriores que

EL NO SOY, GABRIEL AVILÉS

Tullido Con miedo a las urbes Que veneran mi muerte Escribo la historia Del no soy Demasiado aprisa Como un perro adolorido De tanto aullar Soy el amo Que muerde los dedos De quien le desnuda Su piel y sarna.

EL VIRUS HUMANO, GLORIA CHÁVEZ VÁSQUEZ

Qué le pasa a usted hombre! ¿No se da cuenta de que lo están mirando? Desde afuera. Desde allá, tras ese sol luminoso hay un microscopio apuntando a usted. No. No quise decir telescopio. Como dije primero, es un microscopio electrónico y están observando sus movimientos. ¿Qué le importa que le observen? No se desanime,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *